Este jueves, un miembro de la pandilla criminal MS-13 fue sentenciado a 160 meses de prisión y 3 años de libertad supervisada, por fraude organizado e intento de homicidio en representación de la banda.

Celvin Eulice Ramos Mejía, alias “Cadejo”, de 21 años, de Columbia, estado de Maryland fue procesado por el juez de distrito Peter J. Messitte. Ramos Mejía se había declarado culpable de los cargos anteriormente.

En el transcurso del juicio, Ramos reconoció que él y otros hombres intentaron asesinar a la víctima que sobrevivió al asalto pero sufrió graves heridas.

La sentencia envió un contundente mensaje a las pandillas y cárteles, dijo el secretario de Justicia Jeff Sessions.

“Las organizaciones criminales transnacionales como el MS-13 no pueden continuar devastando nuestras comunidades y a nuestros hijos. Deben ser detenidas. La sentencia de hoy envía una advertencia a todas las pandillas y miembros de cárteles: Vamos por ustedes”, afirmó Sessions en un comunicado.

“Este resultado muestra cómo la fuerte cooperación entre las autoridades federales, estatales y locales puede ayudarnos a ganar la lucha contra las pandillas violentas”, agregó Sessions, que aplaudió los esfuerzos de los fiscales estadounidenses y los efectivos policiales que ayudaron con dedicación a llevar “a este violento criminal a la justicia”.

En el anuncio de la sentencia de Ramos estuvieron presentes autoridades de la División Criminal del Departamento de Justicia, del estado de Maryland, de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), de la Procuraduría y de la Policía del Condado Prince George.​

Según la declaración de culpabilidad de Ramos, él admitió que a fin de mantener y elevar su posición en la pandilla, él conspiró con otros pandilleros de la banda para asesinar a una víctima que él y sus co-conspiradores habían identificado como un “chavala”.

El 6 de junio de 2016, Ramos dijo que él y otros miembros y asociados del MS-13 se acercaron a la víctima en Greenbelt, Maryland, él hizo una señal de su pandilla frente al rostro de la víctima y luego el grupo comenzó a atacar.

El documento judicial indica que la víctima sobrevivió el ataque, pero sufrió múltiples heridas con cuchillo, incluidas laceraciones en el abdomen, hígado y diafragma, y estuvo hospitalizada 10 días como resultado del ataque”, confirmaron fuentes oficiales.

El combate al crimen organizado

La administración de Trump ha puesto su interés en ejercer control sobre la banda MS-13 realizando arrestos masivos contra sus miembros a lo largo de 2017. MS-13 comenzó en la década de 1980 en Los Ángeles y tiene puntos de apoyo en las principales ciudades de Estados Unidos.

La MS-13 es una pandilla internacional compuesta principalmente por inmigrantes o descendientes de inmigrantes de El Salvador, y es una de las pandillas callejeras más grandes de Estados Unidos. Sus células o “cliques” operan en todo el país, incluidos los condados de Prince George, Montgomery y Frederick en Maryland.

Sus miembros cometen chantajes y actividades relacionadas, incluidos asesinatos, extorsión, robos, obstrucción de la justicia y otros delitos. Su participación en la banda requiere que cometan actos de violencia contra otros miembros o contra los de pandillas rivales. Una de sus principales reglas es que los miembros de la MS-13 deben atacar y matar a rivales, conocidos como “chavalas”, cada vez que sea posible.


Source link

Leave a Comment

×