Según Iván Gatón, analista y experto geopolítico, la Casa Blanca está preocupada por el crecimiento del islamismo en Haití, tras el terremoto que sacudió a ese país en enero del 2010.
El crecimiento islámico podría aún ser mayor debido a la miseria que arropa al vecino país, dice Gatón.
Sin embargo, insiste en que no todos los musulmanes son terroristas. Aún así, la inopia haitiana es un acicate para el reclutamiento de yihadistas, que son los más radicales y podrían desatar el terror en el país.
“Cuando se toma la Yihad como el sexto pilar del islam, sirve de justificación teológica para cometer actos terroristas”, observa.
La convicción de Gatón es que un acto terrorista tendría consecuencias funestas para el país, pues atentaría contra vidas humanas, sembraría el pánico y alejaría a los turistas.
Esa posibilidad le preocupa, y por eso recomienda tener “una estrecha vigilancia”, ante las corrientes islámicas que se expanden por el Caribe.
“El salafismo es la principal fuente de musulmanes terroristas: como movimiento tradicionalista llama a los musulmanes a volver al islam puro, primigenio, y considera que el retroceso del mundo islámico y el auge del dominio de los occidentales se debió a la desviación de la sociedad musulmana; ve al mundo moderno como su principal enemigo”, reflexiona.
En todo caso, Iván Gatón apunta que hay 1,200 millones de musulmanes en el mundo, y aclara que no todos son lobos invisibles.
Expansión islámica. El islam ha crecido bastante en el Caribe, no solo en Surinam y Trinidad y Tobago, sino también en Haití.
Entre 100 y 200 individuos regresaron a Trinidad y Tobago, tras ser entrenados por el Isis y participar en la guerra de Siria, según el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly. Este ha dicho que hay mezquitas radicales, y su temor es que “los radicales locales ataquen objetivos vulnerables”.


Source link

Leave a Comment

×