Por lo menos 25 estados de EE.UU. han dado muestras de resistencia a cumplir un pedido de información detallada sobre cada votante estadounidense por parte de la comisión creada por el presidente Donald Trump para investigar un posible fraude electoral.

La Comisión Presidencial Asesora sobre Integridad Electoral envió esta semana cartas a los 50 Estados y al Distrito de Columbia pidiendo —a más tardar dentro de 16 días— nombres, fechas de nacimiento, historial de voto y hasta identificación por partido. También solicita cualquier evidencia de fraude, condenas por crímenes relacionados y recomendaciones para prevenir la intimidación de votantes.

Funcionarios de 10 estados y el Distrito de Columbia dijeron que no cumplirán con ninguna parte del pedido. Esos estados son California, Kentucky, Massachusetts, Minnesota, Mississippi, Nuevo México, Nueva York, Dakota del Sur, Tennessee y Virginia.

Otros estados han dicho que lo harán solo de forma parcial aduciendo que la ley estatal les prohibe divulgar ciertos detalles.

Pero Oklahoma, donde casi dos tercios de los votos en noviembre fueron para Trump, va a proporcionar casi todo lo requerido, excepto los números del seguro social.

En vista de la resistencia, no está claro qué tan útil será la información que obtenga o qué hará con ella. Trump estableció la comisión para que examinara el presunto fraude electoral y supresión de votos que él mismo dijo se había cometido en las elecciones del año pasado.

Según Trump, entre 3 y 5 millones de personas votaron ilegalmente, a pesar de que nunca nadie ha presentado pruebas. Trump cree que muchos inmigrantes ilegales habrían votado.

Los demócratas, las autoridades de los Estados que se resisten a dar información, y algunos defensores de los derechos civiles piensan que la única intención de la comisión es buscar formas de restringir el voto y hacerlo más difícil para las minorías.

“La comisión entera está basada en sospechas y falsas nociones de que hubo fraude generalizado en noviembre”, dijo en un comunicado el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe. “A lo menos, la comisión fue establecida como un pretexto para validar los datos electorales alternativos de Donald Trump, a lo más, es una herramienta para suprimir el voto a gran escala”.

De igual manera, el secretario de Estado de California, Alex Padilla, dijo que entregar la información “solo va a servir para legitimar las falsas y ya desenmascaradas afirmaciones de fraude masivo”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, atacó la decisión de no cooperar calificándola de “berrinche político”.

El secretario de Estado de New Hampshire, Bill Gardener, un demócrata y miembro de la Comisión, dijo haber recibido llamadas de personas que dicen que no quiere que Trump vea su información personal, pero rechazó que la información solicitada no se pueda compartir. “No es privada, pero mucha gente no lo sabe”, aseguró.


Source link

Leave a Comment

×