El grupo insurgente Talibán rechaza ‘categóricamente’ que haya recibido ayuda militar de Rusia, y acusa a ‘invasores occidentales’ de divulgar tales mentiras.

El portavoz de Talibán afgano, Zabiolá Muyahed, ha desmentido las acusaciones de EE.UU. y sus aliados occidentales de que Moscú —con el afán de extender su influencia en varios lugares, incluido Afganistán— arma a los talibanes para, entre otras cosas, combatir al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), que está presente también en Afganistán.

“Esa afirmación viene de la propaganda occidental y la niego categóricamente. Nunca hemos recibido apoyo de ese tipo por parte de Rusia”, ha subrayado el vocero que hablaba en una entrevista telefónica con el diario español El Mundo, publicada este domingo.

El combatiente afgano ha advertido contra un plan de EE.UU. y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para enviar más tropas a Afganistán con el objetivo declarado de combatir el terrorismo, hecho que según el vocero, sólo agravaría la situación en el país asiático azotado por la guerra.

“El aumento de las tropas extranjeras no significará una solución para el conflicto, sólo lo alargará, y con ello el sufrimiento. El problema en Afganistán no es militar y, por lo tanto, no será resuelto por esos medios. Parece que tras dieciséis años de guerra todavía no han entendido que nunca renunciaremos a nuestra lucha”, ha dicho Muyahed, asegurando que el grupo seguirá luchando hasta “expulsar a los invasores liderados por EE.UU.”.

Ha precisado que EE.UU. y sus aliados en la Alianza Atlántica mienten sobre la presencia del grupo terrorista Al-Qaeda en Afganistán, y exageran sobre la extensión del EIIL en este país, para así justificar su invasión y su “prolongada guerra”.

El aumento de las tropas extranjeras no significará una solución para el conflicto, sólo lo alargará, y con ello el sufrimiento. El problema en Afganistán no es militar y, por lo tanto, no será resuelto por esos medios. Parece que tras dieciséis años de guerra todavía no han entendido que nunca renunciaremos a nuestra lucha”, dice el portavoz de talibán afgano, Zabiolá Muyahed.

 

“Hoy por hoy, no hay Al-Qaeda en Afganistán y nadie puede probar lo contrario (…). Además, la presencia del EIIL ha sido exagerada tanto por EE.UU. como por los medios de comunicación, quizás para llevar a cabo y justificar sus agendas políticas en Afganistán. No existe una presencia real del EIIL en el país”, ha recalcado.

Asimismo, ha desmentido el hecho de que los talibanes estén detrás del aumento del cultivo del opio y el tráfico de heroína para financiarse, mientras ha responsabilizado a los “ocupantes extranjeros” por ello, asegurando que este problema no se resolverá “hasta que se marchen”.

La agresión de la OTAN (2001) tenía como objetivo derrocar al grupo Talibán, “luchar” contra los terroristas e intensificar la lucha antidrogas, pero su intervención militar solo ha agravado las condiciones en el país asiático, los talibanes han continuado su insurgencia y se ha organizado EIIL.

ftm/ktg/tas/nal


Source link

Leave a Comment

×