El presidente de los Estados Unidos Donald Trump respaldó este lunes el plebicisito de Venezuela liderado por la oposición del país latinoamericano el domingo 16 de julio.

Trump dijo a través de un comunicado publicado por la Casa Blanca que: “el pueblo venezolano volvió a aclarar que representan la democracia, la libertad y el estado de derecho”.

El presidente precisó además que “las fuertes y valientes acciones de Venezuela siguen siendo ignoradas por un mal líder que sueña con convertirse en un dictador”.

Y explicó: “Estados Unidos no se quedará parado mientras Venezuela se desmorona. Si el régimen de Maduro impone su Asamblea Constituyente el 30 de julio, Estados Unidos tomará acciones económicas fuertes y rápidas. Los Estados Unidos nuevamente piden elecciones libres y justas y se unen al pueblo de Venezuela en su intento de restaurar su país a una democracia plena y próspera”.

Asimismo, el Departamento de Estado de Estados Unidos, celebró este lunes “la valentía y determinación de los venezolanos”.

“Ejercieron sus derechos de libertad de expresión, asociación y reunión pacífica en defensa de su democracia. La votación de ayer significó un repudio masivo a la Asamblea Nacional Constituyente propuesta, que atentaría contra las instituciones democráticas venezolanas. El voto expresado por millones de venezolanos constituyó una ratificación inequívoca del apoyo a elecciones libres y justas, así como del respeto a la constitución existente”, expresó el comunicado repudiando “el rechazo de la muerte de una persona en Catia, Caracas”:

“Millones de voces venezolanas no deben ser ignoradas.Estados Unidos insta al gobierno de Venezuela a desistir de la propuesta de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. Instamos a los gobiernos del hemisferio y de todo el mundo a exhortar al presidente Maduro a suspender este proceso que sólo busca socavar la democracia en Venezuela”.

“Como dijo hoy el Presidente, Estados Unidos está preparado para tomar medidas económicas fuertes y rápidas si el gobierno de Venezuela procede con la acción de la Asamblea Nacional Constituyente”.

Más temprano, el Secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, argumentó este lunes que el plebiscito en Venezuela, proporcionó una declaración contundente contra el Gobierno venezolano.

“Felicitamos al pueblo de este país por la enorme participación en el referéndum ayer y condenamos la violencia de quienes le han quitado la vida a inocentes”, precisó Spicer.

La consulta popular

Los impresionantes resultados del plebiscito del domingo en Venezuela en el que más de 7 millones de personas participaron en una votación simbólica para rechazar los planes de una Asamblea Constituyente del presidente Nicolás Maduro, ponen a la oposición —y al propio régimen de Maduro—en el dilema de lo que sigue para sacar de la crisis al país caribeño.

“Con los votos Nicolás Maduro matemáticamente está revocado el día de hoy”, declaró el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges tras conocerse los primeros resultados de la consulta.

“Ese era el miedo que se le tenía al referéndum revocatorio y por eso se impidió que se realice, por eso el gobierno no quiere hacer elecciones más nunca”, agregó.

“El pueblo salió de manera masiva a darnos un mandato que vamos a cumplir y hacer cumplir. Nos toca a nosotros hacer que el gobierno entienda el mensaje de hoy”, expresó. “Venezuela lo dijo claramente: no queremos una Constituyente fraudulenta e impuesta, no queremos ser Cuba, no queremos ser un país sin libertad”.

A pesar que el gobierno ha insistido en que la consulta no es vinculante por no contar con el aval del Consejo Nacional Electoral (CNE), la Constitución faculta al Parlamento, de mayoría opositora, a convocarla, tal como lo hizo días atrás.

Se cree que el 98 por ciento de los votantes dijo “Sí” a las propuestas planteadas en la consulta organizada por los partidos de oposición y la sociedad civil.

Además de rechazar una propuesta de Maduro de reescribir la carta magna, respaldaron la intervención de las Fuerzas Armadas para “hacer cumplir la Constitución” y la renovación de los poderes públicos.

Así que ahora, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a los partidos de la oposición, y las organizaciones de la sociedad que organizaron la consulta enfrentan el dilema de decidir entre hacer un llamado a una huelga general, formar un gobierno paralelo o simplemente seguir trabajando para detener, con la ayuda internacional, los planes de Maduro.

“En general, esta votación, pienso que hace más difícil para el gobierno el simplemente proceder de acuerdo a lo planeado”, dice David Smilde, un experto sobre Venezuela de la Universidad de Tulane. “Yo pienso que va a envalentonar a la comunidad internacional a rechazarlo”, añadió.

Otras reacciones internacionales

México, España y Canadá estuvieron entre los países que emitieron declaraciones aplaudiendo el ejercicio de la oposición.

“México espera que los resultados de la consulta popular, reflejo de la voluntad del pueblo venezolano, sean escuchados y debidamente tomados en cuenta por las partes en la búsqueda de una solución negociada que les permita restaurar el orden democrático en ese país lo antes posible”, indicó el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en un comunicado divulgado el domingo.

Por su parte el ministro español de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, recalcó este lunes que la “Asamblea Constituyente no es el futuro… Nosotros lo que apoyamos es la Asamblea ordinaria, y de ahí por lo tanto es de donde debe salir la solución”.

El expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, uno de los representantes de la organización IDEA que observó la consulta, aseguró que “no ha visto nada como lo de hoy” al referirse a la participación de los venezolanos en la consulta popular.

“Hay un mandato para la Asamblea Nacional, y es esa Asamblea Nacional la que va a tener que poner en práctica el mandato que hoy le entregan los venezolanos”.

“Felicitó a los venezolanos por el triunfo del domingo, digo triunfo porque hoy ganó la democracia. Aquí hubo una elección y estoy seguro que van a decir no a la constituyente”, remarcó.

Por su parte, el gobierno canadiense a través de su ministra de relaciones exteriores, Chrystia Freeland, felicitó a los venezolanos por ejercer sus derechos democráticos.

“Mientras esta consulta pública no fue oficial, los millones que tuvieron el coraje de participara pesar de la cobarde violencia y la censura envió una clara señal al gobierno de Venezuela: los venezolanos legítimamente quieren conservar los derechos fundamentales consagrados en su Constitución de 1999”, indicó Freeland.


Source link

Leave a Comment

×