Desde la Secretaría de Hacienda de Puerto Madryn admiten que en el marco del difícil contexto económico repercute de lleno en la recaudación municipal, ya que los contribuyentes no hacen frente a sus obligaciones, y también se verifica una fuerte caída de la actividad comercial.
En este sentido, a pesar de que la cifra de habilitaciones comerciales dadas de baja el año pasado es similar a la del año en curso, en términos de proyección interanual, un dato llamativo es la disminución que ha habido, según indicaron desde dicha Secretaría, en la cantidad de habilitaciones comerciales; concretamente, continúan cerrando comercios y son menos los que abren sus puertas.
Ello también se debe a una serie de medidas que ha tenido un fuerte impacto en la actividad de la ciudad, principalmente los crecientes índices de desempleo, con un efecto directo en el dinero circulante, así como también el costo de afrontar el funcionamiento de un local comercial y, en el caso de poseer empleados a cargo, una cantidad de cargas sociales que equivalen, en algunos casos, a lo que representa un sueldo adicional.
Por otra parte, también han crecido las ventas de productos a través de las redes sociales, en detrimento del comercio en los locales físicos de la ciudad, constituyendo una auténtica “competencia desleal”, según mencionaron desde Hacienda.

Menos horas extras municipales

Días atrás, el propio Secretario de Hacienda, contador Carlos Tapia, había mencionado ante medios de prensa que “como el año pasado, venimos con un nivel de recaudación muy bajo; se reactivó un síntoma de mejoría durante los meses de verano, donde normalmente la recaudación es buena, y había indicadores que marcaban una supuesta recuperación, pero, pasado el mes de marzo, los mismos volvieron a caer a los mismos niveles del año pasado y, tal vez, un poco más”.
A ello, había sumado “el agravante de los costos y gastos, como los tiene cualquier familia o ciudadano, los cuales empiezan a dispararse, viéndose los ingresos cada vez más restringidos; de hecho, en lo que hace a las regalías, que es uno de los ingresos que recibimos por parte de la Provincia, se han visto resentidos, porque ha caído el nivel de producción de petróleo, y el valor del barril se está liquidando a un dólar bajo, algo que nos está marcando una disminución importante de los ingresos que teníamos; además, resentido el comercio local, ello hace que el panorama no sea el mejor”.
Además, señaló una serie de “alertas que nos empiezan a marcar una difícil situación, por lo que, previendo esto, empezamos a tomar algunas medidas; hemos estado trabajando con el equipo del Departamento Ejecutivo Municipal, en poder definir sobre qué mirar los recortes; en principio, estamos viendo los servicios tercerizados que tenemos, y buscaremos administrarlos de la mejor manera para que nos rindan en su uso y que no se nos dispare el gasto; es muy difícil hablar de recortes a nivel personal, porque el Municipio genera empleos y un movimiento importante en la economía local, así que ahí no pensamos tocar esas cuestiones; tal vez, administrar un poco mejor las horas extras y hacer un uso más racional de las mismas”.

Menos coparticipación

A su vez, Tapia había señalado, en relación a la estructura tributaria del Municipio, que el 65 por ciento de los ingresos son recursos propios, es decir, lo que se genera a través de tasas e impuestos, mientras que el otro 35 por ciento es lo que viene de regalía, coparticipación, o ingresos provinciales, donde el Bono, “este año, significó un ingreso importante; por ejemplo, este año estábamos en un 60/40 y, para este año, ya estamos hablando de un 65/35 por ciento”.
De ese 65 por ciento, el impacto mayor en la recaudación es el impuesto sobre los Ingresos Brutos y la tasa por habilitación, inspección, seguridad e higiene y control ambiental, conocida regularmente como la Tasa de Habilitación; esos dos ingresos son afectados, según Tapia, por el nivel de ventas, dado que si las mismas se retraen, “indudablemente, impactará en lo que se declara, haciendo que el impuesto caiga; sumando a ello, el agravante de comercios que han cerrado, alrededor de 280, que se compensó con un índice de altas mayores para la misma época que lo compensó, mientras que este año, ese nivel de altas no se ha dado”.

Cierres y menos habilitaciones

Al respecto, en diálogo con el Diario, la contadora Vanesa Cabrera, directora del área de Rentas, sostuvo que “respecto de los datos que hoy tenemos, como para hacer una comparativa interanual, mantenemos el mismo nivel de bajas que el año pasado, lo cual, comparando incluso el año 2016 con el 2015, hablábamos de más de 200 comercios que habían dado de baja (la habilitación)” y explicó que “si hacemos esa comparativa actualmente, de 2017 con respecto a 2016, las bajas se mantienen en el mismo promedio, aunque sí hay que destacar, como un dato importante, que no se dan las mismas altas que el año pasado”.
En esta línea, coincidió en que ello representa, en última instancia, una disminución en la recaudación municipal: “Tenemos menos cantidad de comercios, pero ya no tenemos tantos nuevos comercios como antes, por lo cual, esto explica que, en el padrón general, las habilitaciones vayan disminuyendo”.

Beneficios por pago en término

Consultada sobre la cantidad de contribuyentes que hacen frente a sus obligaciones, precisó que “mantenemos los mismos niveles; básicamente, ante la situación económica que hoy se vive, lo último que el contribuyente paga son los impuestos, y eso en las arcas municipales se está notando” y, preguntada sobre el porcentaje que abarca a quienes pagan en tiempo y forma, sostuvo que “de cada diez contribuyentes, en lo que hace al impuesto inmobiliario, tres son los que cumplen con el pago”.
En este sentido, resaltó que “es importante que el contribuyente se acerque y regularice, porque se está procediendo a notificar deudas, tanto de Impuesto Inmobiliario como así también, del Impuesto Automotor, y quienes no regularicen en los plazos que les estamos otorgando, pasarán a una instancia judicial” y puso en relieve que “es importante, por eso, que aquél vecino que reciba una notificación, o quienes aún no la hayan recibido, se acerquen y vean cuáles son las alternativas de pago disponibles que tenemos”.
Sobre los beneficios que rigen para quienes paguen por adelantado o a tiempo sus impuestos, la directora de Rentas manifestó que “estamos tratando de sostener los planes de pago vigentes por la cancelación total de la deuda, con un 75 por ciento de bonificación sobre los intereses, y quienes regularicen en cuotas, también, hasta la sexta cuota, tendrán una bonificación; por eso, es importante que aprovechen este beneficio”.
En cuanto al “rojo” municipal en términos de recaudación, Cabrera concluyó que “analizándolo desde los ingresos, que es lo que me compete, sin duda, no estamos en la mejor situación”.

Cierran locales comerciales y crece la venta por redes sociales

Otra problemática que se ha acrecentado en los últimos años responde a los comerciantes que, habiendo “bajado la persiana” del local, han optado por comercializar sus productos a través de las redes sociales, principalmente en plataformas como Facebook, algo que resulta atractivo para compradores que buscan precios más bajos, en los cuales no hayan sido trasladados los costos, por ejemplo, de mantenimiento de un comercio y empleados; sin embargo, la diferencia, muchas veces importante en los precios de productos “en vidriera” y aquellos exhibidos a través de la red, generan lo que muchos denominan una “competencia desleal”, la cual se ha ido profundizando ante la falta de alternativas de muchos negocios de mantenerse a flote en la ciudad.
Sobre este punto, Cabrera analizó que “entendemos que ha cambiado un poco la modalidad (de venta), hoy estamos trabajando en esos controles y, la informalidad en la venta a través de las redes sociales, que se ha incrementado, es por eso que focalizamos los controles en ello; porque, justamente, hace a la competencia desleal con aquel contribuyente que cumple con las inscripciones y los pagos de impuestos y tasas, como corresponde”.
Se trata de un escenario fácil de observar y controlar; basta ingresar en alguno de los grupos de compraventa de la ciudad en dicha red social, para poder adquirir productos comercializados de manera virtual; sin embargo, la legislación actual es difusa al respecto, y establecer penalidades para dichas prácticas supone un desafío para las autoridades e instituciones: “No tenemos una normativa que regule la actividad, por la venta a través de la web; pero, lo que implica una inscripción y demás, todo eso está legislado y es a lo que apuntamos”, aseguró Cabrera.
Hace varios años internet se ha convertido en una herramienta importante para promocionar productos. Desde desayunos, pasando por elaboraciones en repostería hasta corte de pelo para mascotas son solo algunos ejemplos de lo que podemos encontrar en internet y en las redes sociales, sobre todo.
Cada vez más pequeños comerciantes venden a través de internet, quienes no niegan el malestar que genera la “competencia desleal” que provoca la venta por internet.
Estos ámbitos comerciales sin vidrieras -que buscan quitarle algo de clientela a los puntos de venta tradicionales- se caracterizan por una nada despreciable variedad de artículos, que incluye ropa, zapatos, artículos de cuero, joyas y accesorios.
En otros casos, productos de bazar, electrónica y artículos del hogar. El principal canal de difusión es el boca en boca. Pero la misma ha venido ganando mayor vuelo por el uso de redes sociales como Facebook.


Source link Original

Leave a Comment

×