El presidente Donald Trump lanzó el lunes un nuevo esfuerzo de su gobierno para promover productos fabricados en Estados Unidos, que habían sido llevados a la Casa Blanca.

Trump se subió a un carro de bomberos nuevo, fabricado en una planta de Connecticut; se probó un sombrero de vaquero marca Stetson, elaborado en Texas, y practicó su golpe con un palo de golf de la empresa Marucci Sports, de Luisiana.

“Vamos a defender a nuestras compañías, y lo que es más importante, a nuestros trabajadores”, dijo el mandatario a un grupo de partidarios que asistieron al evento.

“Queremos construir, crear y producir más productos en nuestro país usando la mano de obra estadounidense, productos estadounidenses y valor estadounidense. Cuando compramos los productos hechos en EE.UU., las ganancias se quedan aquí en EE.UU.”, dijo Trump.

El mandatario destacó que entre los presentes había trabajadores capacitados y empresarios cuyos productos se estaban exhibiendo en la Casa Blanca.

Trump firmó una proclama que decreta la presente semana como “la semana de Made In America (Hecho en Estados Unidos)”, y promovió los esfuerzos para cambiar las reglas comerciales, una agenda que ha incluido la retirada de Estados Unidos de la propuesta Asociación Transpacífica con las naciones del Pacífico y la re-negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Canadá y México.

“Para que nuestra nación realmente prospere, debemos bajar los impuestos a las empresas, que están entre los más altos del mundo, y debemos rechazar (la ley de salud) Obamacare que está eliminando los empleos…”, agregó, saliéndose del tema comercial.

Trump dijo que espera “que el senador John McCain se reponga pronto porque lo extrañamos, él es una voz gruñona en Washington, y además necesitamos su voto”.

El senador republicano por Arizona, tuvo que ser sometido el fin de semana a una sorpresiva operación por un coágulo en los ojos, debido a lo cual fue aplazada la votación de la propuesta de salud republicana que pretende reemplazar a Obamacare.

Los demócratas ridiculizaron el evento, llamándolo el colmo de la hipocresía, dado que las compañías de Trump y la de su hija Ivanka, fabrican sus productos en el extranjero.

“Trump está poniendo sus propios intereses y ganancias delante de las de las empresas y trabajadores estadounidenses”, dijo Daniel Wessel, vocero del Comité Nacional Demócrata. “En lugar de sermonearnos, Trump debería de tratar de enseñar con el ejemplo”, señaló Wessel.

El senador Chris Coons, demócrata por Delaware, dijo que los recortes presupuestarios propuestos por el Presidente afectan a muchos programas de asistencia a la industria manufacturera y los legisladores necesitan que Trump “actúe y no solo hable”.

Otros productos que se exhibieron en la Casa Blanca incluyeron palas, ollas y chaparreras.


Source link

Leave a Comment

×